13 de enero de 2010

nota mental: perseguir las estrellas

Se le había vuelto a apagar la luz mientras estaba sentada en el retrete de aquel bar. Qué mal invento lo de los sensores, nunca la detectaban. Su presencia era imperceptible para las puertas y para las luces. Ya empezaba a acostumbrarse. Encontró la cadena a tientas y tiró de ella. Pagó el café y se abrochó la chaqueta hasta arriba. Afuera seguía lloviendo. Salir a la calle sin paraguas un día de lluvia es exponerse a una alta probabilidad de que cualquiera de esas señoras que se creen que su paraguas es el más grande y el más bonito del mundo te perfore los ojos con las varillas de metal. Sabiendo esto de antemano, se reducía un poco el peligro: se trataba de estar atenta para esquivar los ataques imprevisibles. También sabía que, además, por alguna extraña razón, esas señoras (y señores) tienen la estúpida manía de caminar por debajo de los balcones. Estaba predispuesta a mojarse, al fin y al cabo, tampoco es que le importase mucho. Salió del local con la capucha puesta y con una frase en la cabeza: perseguir las estrellas para no acabar como un pez en una pecera. Al tercer paso ya había metido los pies en un charco. Vaya, por un momento se le había olvidado que sus zapatos tienen un imán hacia el agua. Eso sí que le daba rabia, llegar a casa con los pies fríos. Llevaba un calcetín azul y otro a rayas. Los metería en el cubo de la ropa sucia, encendería el calentador para meterse en la ducha y le daría al play. Hacía dos semanas que Yann Tiersen daba vueltas en el plato de los cd's del ordenador. Luego metería a Ramón en el fregadero para cambiar el agua de su pecera y se haría algo de cenar. Rollitos de primavera, seguramente. Leería el principio de algún libro en voz baja y pensaría, como cada día, que le encantan estos pedacitos de vida, la vida -aparentemente insustancial, vista desde fuera- con la que soñaba desde pequeña.

7 comentarios:

Jei dijo...

Me encanta! Y me quedo con las ganas de saber qué canción gas puesto, pero he pensado en Amélie :)
Un beso de los pocos que no me quedan congelados.

la vida té vida pròpia dijo...

...i és que les estrelles són a tocar, en una ciutat grisa sota la pluja, en algun llibre per començar, en l'aroma de cafè d'un bar que mai no havies vist però que sempre havia estat allà mateix. En qualsevol petit trosset de vida que podem convertir en miracle.

Gràcies per la bellesa.

Morgana dijo...

...y hablando de estrellas...esos paraguas, a veces, me parecen naves galácticas dirigidas por marcianos/as...

Me ha encantado.

Un saludo.

Efer dijo...

Bleu, la rade, elle assise devant.Un désire, donc loin ...viens dedans. Ses grains de beauté me murmurent le chemin et je me perds.
El francés también me pierde. La canción preciosa.
Postea más a menudo. Un placer leerte. Sigue haciendo tus sueños realidad! :)

iTxaro dijo...

muy bonito, me ha gustado

besos

dintel dijo...

Un retazo, sencillamente.

la chica de Potedaia dijo...

Da gusto verte de vuelta, con la misma sensibilidad especial de siempre ;)