15 de octubre de 2009

Piove sulla città...

La semana pasada los árboles del claustro metían sus ramas por las ventanas como si tuviesen ganas de aprender a hablar en italiano. Hoy llovía a cántaros tras los cristales cerrados mientras el frío se apoderaba de todos los rincones della città. Qué curioso, hay una chica en clase que se llama Natalia pero el profe confunde su nombre con Nostalgia.

Empieza a inquietarme mi falta de palabras. Se fueron de vacaciones a principios de verano y todavía no han decidido volver. Las palabras, digo. Creo que nunca se habían ido tan lejos y por tanto tiempo. No, no se trata de ese pánico a la hoja en blanco del que me han hablado alguna vez, es más bien un vacío. Abro la libreta y no encuentro ningún hilo del que tirar, no me sale nada de entre los dedos. Y es que no están, todas las letras, todos los verbos... deben de haber encontrado otro lugar para habitar mejor que mis manos, porque por más que las busco, no logro conseguir que regresen.

Créeme, esta vez no son las ganas, son las palabras las que no están.

3 comentarios:

Jei dijo...

estás vacía?? todo se pega :P

xDD ok, me la habías puesto a huevo ;)

las palabras volverán, quizá es sólo que ya no tienes tantos nudos de los que tirar. Ya sabes que en la desesperación, pérdida y nostalgia es donde nos parece que mejor viven y si ya no sientes ninguna de esas cosas, te da la sensación de que las palabras se fueron con ellas.

digo yo...

:)

Pinky dijo...

...y esta noche PIOVE SU Madrid...las palabras no te faltan, a lo mejor los argumentos, pero las palabras si que las tienes, y suenan como música.

Buona notte:)

dintel dijo...

Hay retraso en los vuelos.