10 de junio de 2009

metamorfosis


Alargo los brazos. Los ojos cerrados, las manos abiertas. Palpo los huecos del espacio con movimientos torpes, la respiración acelerada, los latidos inseguros. Me estiro un poco más, esperando que el frío de las paredes de nácar se adhiera a mi piel, pero no siento nada. Tanteo el vacío, que se me antoja infinito ante la ausencia de diques, al no oír siquiera el eco del desasosiego. De repente, leves rasguños se me abren en los dedos, vidrios diminutos clavándose entre las uñas y el ruido de cristales rotos bajo mis pies. No, no puede ser, ha estallado la burbuja de las ficciones, el salvavidas al que me agarraba para sacudir la pereza de vivir… ¿Y ahora qué? Me tropiezo con las ruinas de la mentira. Sigo palpando a ciegas, vacilando cada gesto, cada paso, mientras el tiempo rebota dentro de mi cabeza a ritmo de cuentagotas: tic - tac, tic - tac, y mi corazón que sigue lanzando pulsaciones al aire en forma de bengala. El frío que ahora se me agarra a la piel no tiene nada que ver con el tacto del nácar. Siento que me ahogo, me ahogo, me ahogo… Hasta que de pronto una bocanada de oxígeno me hincha el pecho oprimido por tus brazos. Tu boca en la mía y las rayas de las sábanas enredadas con tus pestañas. Los cristales son tus pecas y de mis dedos se despojan los hilos de tu voz. Y es que, al abrir los ojos, la pereza de vivir se desintegra entre las grietas de la ficción. Ficción ya no son tus besos, ni aquel cometa. Es real, en este instante. Alargo los brazos y palpo tu cara, el sueño, la ilusión metamorfoseada en ti.

4 comentarios:

Jei dijo...

Ficción es todo lo que viví antes de conocerte...

Jei dijo...

Ficción es imaginar que soy feliz sin tu presencia...

Jei dijo...

Ficción es creer que ahora mismo estoy sentada frente a un ordenador escribiéndote un comentario, en vez de creer que estoy ahí, en la cocina de tu casa, junto a ti, preparando la comida.

illeR dijo...

Que guay, que despertar tan feliz!!!

Me alegro ^_^