15 de abril de 2009

limón


Crece la hierba regada por el sol de media tarde mientras suena Jason Mraz al volumen exacto y se cuela la densidad de luz perfecta a través de mis gafas de sol. Es imposible no pensar en ti, y no sonreír al hacerlo. Cierro los ojos y me invade la extraña sensación de que el mundo gira a la velocidad ideal y de que todo se mueve con una fluidez armónica especial. No sé si me explico... Sí, la primavera y el amor... pero son pequeñas estas dos palabras como para pretender que abarquen la inmensidad de tu sonrisa entre sus sílabas. Creo que nunca había tenido los latidos tan estabilizados como cuando pienso en ti. Es... sentir a cada momento que las nubes se enredan en el pelo, que las estrellas están al alcance de las manos. Porque al fin y al cabo una estrella puede ser cualquier cosa, desde un trozo de papel hasta el reflejo de tus pupilas, que la clave está ahí, siempre ahí, en los ojos del que lo mira. Y los míos están llenos de ilusión. ¿Quién te dice que el cielo no puede ser amarillo? Basta con despertar en tu cama, bajo tus sábanas de color limón.

2 comentarios:

SinMe dijo...

O chocolate, el otro día eran de ese color. UuUh! Compartimos mujer y cama xDDDDDDDDfa
Pero no hablemos de comida cuando hablemos de la cama de Jei, anda. Que para ti será un gustazo, pero yo ando a régimen. Hablo de sexo con ella eh? xDDDDDDDFas ay dios, que es que es muy pronto y tengo que hacer muchas cosas... asco de vida adulta. Quiero volver a la uniiiiiiiii!! Venga, ya paro.

Cuelgo, pum.

Puta Jei xDDDDdaf le dejo un mensajito: Has visto que Petita se despidió así el otro día en mi blog? Te odio xDDDDDdd

Jei dijo...

ays, mis dos mujeres xDDDDDDDD

yo también te digo I'm yours ;) (le hablo a sofia, eh SinMe!)

xD