26 de abril de 2009

domingos



Quién me iba a decir que llegarían a importarme los partidos del Barça. Y que llegaría a arrepentirme tanto de no darme la vuelta en la estación, un domingo, después de despedirme a regañadientes de ti. Esta noche ha vuelto el invierno y se me ha hecho un nudo enorme en el estómago cuando me he dado cuenta de que si te vas ahora se me hielan los latidos. Estalactitas en las venas, qué dolor. Es el miedo, y no tú, el que me ha hecho llorar. Tranquila, un mal domingo. Nada más.

4 comentarios:

Sandra dijo...

Dimarts aniré a reservar taula pel meu cumple, em vas dir que vindries no? Ens veiem! ^^

pd. la cançó es molt, molt, molt diumenge

Jei dijo...

sí, son más que palabras, así que mejor te lo hago sentir luego :)

Saltinbanqui dijo...

Un mal dia lo tiene cualquiera.

:)

Paula dijo...

joder, pues el barça hoy tendrá un domingo cojonudo! jajajajajaja

dónde andarás pingo... un beso!