17 de abril de 2009

agua


Al entrar en la librería se quedó afuera un sol de primavera radiante, y al salir, apenas cinco minutos más tarde, una nube inmensa se expandía sobre la ciudad. Negra, muy negra. Algún dios debía tener muy mal día porque los gruñidos del cielo hacían temblar hasta las paredes de la catedral. Menos mal que llevaba en el bolsillo de la chaqueta un frasco de esas nubes rosas para días grises. De repente empezó a caer un granizo del tamaño de una canica y la calle se quedó vacía. Qué facilidad tienen algunos para desaparecer.

Fue raro, al instante volvió a salir el sol. Hielo a medio cuajar en los parabrisas de los coches, en los bancos, en los alcorques, en pleno abril. Y yo que inconscientemente fui a coger un puñadito para metérmelo en el bolsillo, como si no supiese que en menos de nada se convertiría en agua escolándose entre mis dedos. A veces tengo la sensación de que hay cosas que se me borran de la cabeza porque no las quiero saber, como cuando miro muchas veces la misma película esperando que alguien le dé la vuelta el final.

Una vez, de pequeña, fui de vacaciones con mis padres al Pirineo y al volver quise llevarle de recuerdo a mi abuela un cubo lleno de nieve. Me dijeron que era absurdo porque se iba a deshacer, pero yo no me lo quise creer. De hecho, no me lo he creído aún, a pesar de que al llegar a casa sólo encontré un montón de agua esparcida por el maletero.

¿Has visto que dentro de esa gota de lluvia se refleja el bosque al revés? Debe de ser ahí donde viven las hadas...

7 comentarios:

pikaia dijo...

Si no lo llegas a decir, no me hubiera percatado del bosque "patas arriba". Ahora me gusta aún más el post y la foto, jej!

Maine dijo...

No te fíes de las hadas...

(Agradezco tus múltiples personalidades, querida, aunque así es más difícil contentarlas a todas...)

Jei dijo...

las hadas viven en un mundo del revés?
pensé que eso lo hacíamos los humanos ;)

LaNena dijo...

Si es que me encanta...

Gàdor dijo...

Sublime.....desde diciembre.
Palabra a palabra, frase a frase, parráfo a parráfo....

Acertadísimo Jason Mraz

Clémentine dijo...

Que bueno es leerte los domingos.. yo una vez vi una película a la que le dieron la vuelta al final, después de verla demasiadas veces :) fue extraño, la verdad...

sofía dijo...

Pikaia: el caso es que no sé exactamente por qué el bosque se refleja al revés... :/ cuestiones físicas que siempre se me escapan... ^^

Maine: ya me han dicho alguna vez que no hay que confiar en las hadas, sino más bien desconfiar, pero grácias por recordármelo... se me olvida a menudo. :)

Jei: si tú no sabes dónde viven... ^^

LaNena: vaya, gracias... :P

Gàdor: oish, que me vas a sonrojar... Gracias! :) La canción de Jason Mraz me da alegría, es.. es amarilla ;)

Clémentine: qué suerte ^^ Yo hay peliculas que he visto miles y miles de veces y nada, nunca consigo que se desencajen los finales (excepto cuando me duermo, los domingos, con la mantita en el sofá :P)