31 de marzo de 2009

geografía


Y todo lo grande que puedo sentirme a veces se reduce a nada con sólo parpadear. Puntos de vista, sí, pero es que aún me cuesta creer que se pueda cambiar de punto con un simple pestañeo. Por más que lo intento, no consigo acostumbrarme a mis cambios de ánimo repentinos. Y tan repentinos. La metamorfosis tiene que darse a velocidades descomunales para transformar un elefante en la pulga que le hace cosquillas en su propia oreja en menos de tres milésimas de segundo.

Intento acoplarme a mí, ¿sabes? Adaptarme a mi forma de ser y cambiar, ni que sea a pequeña escala, los acantilados más abruptos de mi carácter. Para tener menos neuras y gustarme un poco más, pero sobretodo por lo de las resignaciones. Nunca se me ha dado demasiado bien resignarme con lo ajeno, pero soy nula para hacerlo conmigo misma. Un grado de exigencia excesivo, tal vez. Ya, ya me han dicho en alguna otra ocasión que quizás sería más fácil disminuir la altura de los listones en vez de enredarme en tan complejas tareas de geógrafo, pero tampoco pretendo cartografiarme a la carta… No es eso. Trato de acoplarme, sencillamente.

Cuestión de supervivencia, según se mire. No me gustaría morir ahorcada por las líneas topográficas de mi mapa particular. ¿Sabes a qué me refiero?

4 comentarios:

Kat dijo...

hola! com va tot? he obert un nou blog sobre art, en el que participarà l'ares també i parlarem d'arquitectura, escultura, pintura, mitologia, etc... si vols fer un cop d'ull la direcció és aquesta http://cecinestpasart.blogspot.com, encara no hi ha gaire cosa pero estamos trabajando en ello (els examens no deixen gaire marge aquesta setmana..)

tinc una llista enorme de coses que vull/he de fer aquesta setmana santa, pero a veure si ens veiem no? una abraçada!

Jei dijo...

a mí me das las coordenadas de tu mapa y ya está.
Recuerda que soy JeiPS xDD

muah!

dorle dijo...

Cuando te leo pienso que deberías mirar el mundo desde la cima de una montaña porque te ahogas en la inmensiad de los valles.


Llámame tonta si quieres...o gilipollas por meterme donde no me llaman...pero no deberías ahogarte tanto en tu propio interior sino utilizarlo para saltar a ese "vacío" llamado mundo para llenarlo de como eres...que no es poco ni feo, pequeña! ;P

Anónimo dijo...

Yo sé a que te refieres perfectamente. Me ocurre exactamente lo mismo