4 de febrero de 2009

invierno

El almendro del jardín ha empezado a florecer. Mi abuela se duerme en el sofá de orejas mientras el hombre del tiempo sigue anunciando borrascas y lluvia. Han dicho en las noticias que está nevando en medio país. Las grandes ciudades vestidas de blanco. París y Londres bajo la nieve, los aeropuertos más importantes cerrados por temporal. Menudo invierno.
Tengo el armario lleno de bufandas y pañuelos para enredarme en el cuello. Cuando hace tanto frío no sé llevarlo desnudo, ni el cuello ni las muñecas ni los tobillos.
He estado con Abril hace un rato y aún me flojean las rodillas. Se me escapan las fuerzas cuando la miro, me absorbe. Si es que a veces le pediría al mundo que se parase cuando estoy con ella. Joder, es que cuando estamos juntas, se nos escapa el tiempo de una forma brutal...

4 comentarios:

Abril dijo...

pues a mí me gusta tu cuello desnudo, bueno, no solo el cuello xDD

ok!

muaks

Super_Y dijo...

Leer a alguien al que le tiemblan las rodillas es realmente alentador cuando las hay que nos tiemblan porque se acerca el fin.

:), saludos.

Meike dijo...

Te equivocas,

no se os escapa el tiempo...

"lo vivíis de una forma brutal"


:)

Sofía dijo...

Abril: :)

Super_Y: que te tiemblen las rodillas, sea por lo que sea, siempre da un poco de miedo... Al menos yo tengo la sensación de que, para que me tiemblen, tiene que estar pasando algo muy grande, muy muy grande (ya sea bueno o malo). ^^

Meike: pero es que corre tan tan rápido que parece que se escapa... :)