1 de enero de 2009

dosmilnueve

Vestido azul con capucha, botas negras y raya oscura en los ojos. Qué guapa estás, dice Abril. Es el primer año que consigo comerme las uvas sin que me dé la risa en los cuartos. Enero otra vez, jueves uno del dos mil nueve.

Llego a casa con un mechón menos de pelo, algo de resaca y su olor en la piel. Dieciocho horas pegada a su sombra y todavía no me he cansado de besarla. Soy insaciable cuando es ella la que me da de beber, cuando se torna agua el echar de menos, se hacen líquido las miradas y se diluyen los abrazos en el pozo de los sentidos.

Cierro los ojos y todo da vueltas. Gira, el mundo gira a mil por hora y yo salto con los dos pies sobre el calendario; qué ganas de estrenar el primer día a su lado. Despierto con mi boca en su nuca y le soplo flojito al oído. Se da la vuelta, abre poquito a poco los párpados y suelta media sonrisa tonta mientras se despereza. Sábanas amarillas, chocolate con churros y agua ardiendo en la ducha.

A veces, cuando nos abrazamos tan fuerte que siento sus latidos serpenteando entre mis costillas, tengo la sensación de que vamos a quedarnos pegadas. Es… como una especie de simbiosis. La siento dentro, tan adentro, que me cuesta respirar sin que se me tropiece el aliento.

Acostarme sola después de haber dormido la noche de antes con ella, es como intentar dormir con cuatro cafés de más en las venas. Palpar la cama a tientas, buscando inconscientemente su calor, y sentir como se van abriendo huecos en el colchón por donde se cae el sueño. Se cae el sueño y, sin embargo, crecen los sueños.

2 comentarios:

abril dijo...

es que mira que estabas guapa :)

hoy sueño contigo seguro.
Nanit guapa ^^

Kat dijo...

Veo que hemos empezado el año bastante similar: es el primer año que no me entra la risa comiendo las uvas y además el primero que consigo comérmelas todas a tiempo; y también he empezado el año con alguien que empieza a ser especial para mi, aunque fue más bien intentar mantenerlo en vertical xD

Feliz 2009!!!