26 de diciembre de 2008

fuego


La chimenea encendida y una peli de Agatha Christie en la tele. Dos velas consumiéndose en el comedor, derramando su cera sobre el mantel de papel que aún cubre la mesa. El poso del café en el fondo blanco de las tazas. Blanco nieve, es Navidad. Seis sillas vacías y el corcho del cava en el suelo, junto a cuatro migajas de turrón y una gota roja, de vino tinto.

Las ocho y veintidós. Poirot está a punto de resolver el crimen y mi mirada no aguanta ni un par de segundos fija en la pantalla. Se cae al fuego, una y otra vez. Arde un tronco de pino y un pedazo de estantería, crecen las llamas y mis ojos no las pueden dejar de mirar. Me hipnotizan las hogueras. Y tú. Tú y un montón de imágenes desnudándose entre las brasas.

Tus manos, tu sonrisa y tu boca. Rescoldos de ti, sacando humo. Las paredes impregnadas de ceniza y los cristales empañados. Tú en el aire. Respiro, te respiro. Tú en mis labios, en mi tráquea, en mis pulmones. Instantes y más instantes grabados a fuego lento en el trastero de la memoria. Y el caso del asesinato en el Nilo resuelto.

Salen los títulos de crédito en la pantalla pero mis ojos no se separan de las llamas. Las siento dentro, muy adentro; y me asusto porque es como si tu piel se estuviese tatuando sobre la mía. Cierra los párpados... ¿Lo sientes? Son tus latidos. Eres tú, fraguando en mí.

4 comentarios:

Gui"laine" dijo...

Ahora quiero yo una chimenea, no en casa, en mi habitación.

Jei dijo...

yo últimamente tampoco me entero de los finales de las pelis... ando dispersa también
:)

belga_seg dijo...

es que una chimenea en invierno... es mucha distracción... mucha...

sofía dijo...

gui"laine": una chimenea con un fuego enorme.. :)

jei: andas dispersa? y eso? :P

belga_seg: ya te digo... es que el fuego es casi casi como el mar, o como la lluvia, que empiezas a mirarlo y no puedes parar.. un besito!